La plaza Dam en Amsterdam

 Plaza Dam de Amsterdam

El corazón de Amsterdam se encuentra en esta amplia plaza, lugar de encuentro de los jovenes holandeses y de muchos turistas a los que esta Plaza Dam y su obelisco sirve de referencia para orientarse en la ciudad.

Probablemente vuestra llegada a Amsterdam se haga a la estación central. Si llegáis al aeropuerto de Schiphol, el modo más sencillo de llegar al centro de la ciudad es tomando el tren que tiene parada en la planta baja del aeropuerto y que os dejará en Centraal Station en apenas 20 minutos. Además, este transporte es más barato que el autobús. Una vez en Centraal Station, saliendo por la puerta principal os encontraréis con una plaza muy transitada, donde se os cruzarán coches, bicicletas y tranvías. Cruzando la plaza, tenéis la calle Damrak, una avenida amplia y comercial, llena de tiendas y sobre todo, restaurantes y bares, que os llevará directamente a la Plaza Dam.

 Palacio Real en la plaza Dam

Palacio Real en la Plaza Dam

La Damrak os saca justo al centro de la plaza Dam, quedando a vuestra derecha el Palacio Real y a la izquierda el obelisco y el hotel Kralsnapolsky de fondo. Es una plaza fresca y vital donde veréis gente de todos tipos. Tomad nota mental de la plaza porque es el vivo ejemplo de lo que es Amsterdam: una ciudad cosmopolita en la que puedes encontrarte cualquier cosa, no en vano, es el estandarte del espíritu liberal. Allí se aglutinan personas de todas las nacionalidades que la convierten en una zona multirracial y multilingüística. Además los turistas y los niños disfrutan haciéndose fotos entre los cientos de palomas que, acostumbradas ya al turismo, no dudan en quedarse quietas esperando comida.

Justo en la esquina de la Damrak con la Plaza Dam sobre la fachada de un edificio podemos ver el relieve de San Nicolás, patrón de Amsterdam, que data del siglo XV. A mano derecha, en la Mozes en Aaron Straat está la Nieuwe Kerk, en la que destaca el techo dorado que hay sobre el coro. En esta iglesia podéis asistir a algunos conciertos de Gospel. Presidiendo la plaza, y frente por frente a la Nieuwe Kerk, está el Palacio Real, Koninklijk Paleis, cuya fachada clásica y esculturas que hay a la vista están dedicadas al Gobierno de la ciudad pues en el momento de su construcción, en el año 1648, se construyó como Ayuntamiento. Hoy día se usa para algunas rececpiones oficiales de los Reyes de Holanda.

 Frente al Museo Madame Tussaud de Amsterdam

Frente al Museo Madame Tussaud, en la plaza Dam

A la derecha del Palacio Real, y al otro lado de la plaza y de la Damrak está el Museo de Cera de Madame Tussauds bastante famoso en el mundo entero. Finalmente, y en el lado izquierdo de la Plaza Dam, frente al Krasnapolsky, se encuentra el obelisco, monumento nacional levantado en honor a los holandeses caídos en el transcurso de la 2ª Guerra Mundial, representado por dos leones heráldicos que hay a los pies del monumento. En las escalinatas de este tradicional monumento, llegada las tardes se reúnen muchos jovenes y la plaza adquiere una vida distinta y más risueña.

La Plaza Dam es siempre el inicio de cualquier recorrido por Amsterdam. Según el lado que tomemos podremos ir al Barrio Rojo, o bien hacia el barrio del Jordaan, o bien tomar la comercial calle de Kalverstraat que nos llevará al Begijnhof y más adelante al barrio de los museos. Justo al fondo de la plaza está también la calle más antigua de Amsterdam, la calle Nes, que fue centro del teatro holandés durante 150 años.

PARA SEGUIR EL RECORRIDO TURÍSTICO…

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Amsterdam



Deja tu comentario