Museos curiosos en Amsterdam

Katten Cabinet en Amsterdam

Muchas de las grandes ciudades guardan en sus entrañas tesoros que, en la mayoría de las ocasiones, los turistas nos quedamos sin ver, tan preparados como vamos para ver los lugares más conocidos. Por ejemplo, Amsterdam es una ciudad que se jacta de tener una gran cantidad de museos. Nosotros queremos hoy fijarnos en los museos más curiosos de Amsterdam.

Uno de los más interesantes es el Museo Vrolik, que lleva el nombre del profesor de ciencias, Gerardus Vrolik, y su hijo Wilhelm, quien también fue profesor. Este lugar alberga diversas colecciones de restos humanos, incluidas una serie de muestras de partes del cuerpo de una malformación congénita, huesos que padecían enfermedades y algunos artículos de odontología.

Evidentemente, este museo es un lugar muy interesante para los estudiantes de medicina, médicos, amantes de la anatomía, la biología y hasta la zoología, pero para otros, puede resultar incluso un plato de mal gusto.

Otro museo curioso es el Katten Cabinet, un lugar especial para los que aman a los gatos. Esta galería fue fundada por Bob Meijer, quien tuvo un gato de compañía durante bastante tiempo. Aquí veréis obras de arte, esculturas, pinturas y otras piezas que rinden homenaje a los gatos y su contribución a la historia y la cultura. Curiosamente, en este museo se rodó una de las escenas de la película Ocean’s Twelve.

Otro lugar dedicado a los gatos es De Peozenboot, un santuario para los gatos que han perdido a sus propietarios o no tienen a nadie que los cuide. Los voluntarios que trabajan aquí dan la bienvenida a los turistas y otros visitantes, en una especie de museo para ver gatos.

Curioso, y a la vez interesante para los amantes de la cerveza, es la Heineken Brewery, la fábrica de cerveza de esta conocida marca. Por último, y no menos curioso son las casas-barco que veréis en los canales de Amsterdam. Ya sé que no son realmente un museo, pero sí pueden servir casi como de museo marítimo al aire libre, debido al gran atractivo que tienen.

Estas casas flotantes nos permiten ver el estilo de vida de algunos residentes, que han optado por no vivir en una casa tradicional. La mayoría de estas casas-barco son de propiedad privada, y muchas de ellas se alquilan para los turistas extranjeros. La historia de estos refugios se remonta a la época en la que los comerciantes de los Países Bajos tenían que viajar constantemente y cambiar de casa, de ahí que decidieron vivir en barcos.

Seguro que en cualquier guía de Amsterdam encontraréis estos museos y muchos más. La ciudad holandesa es un paraíso de los museos, y tendréis mucho donde elegir.

Foto Vía Mirinda the Orange Cat

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Amsterdam, Museos de Holanda



Deja tu comentario