La Grote Markt de Delft

Grote Markt de Delft

Holanda es un país que os fascinará en muchos sentidos. A mí particularmente lo hizo con sus canales, sus ciudades pintorescas, su exquisita gastronomía, la sencillez y amabilidad de sus gentes. Pero además de fascinar, Holanda enamora a primera vista, y en eso conmigo lo hizo con Delft, la cuna natal de uno de mis pintores favoritos, Johannes Vermeer.

Delft es una ciudad coqueta, sencilla pero muy pintoresca, hermosa con sus canales llenos de nenúfares, Calles y plazas bulliciosas, llenas de encanto, como la preciosa Grote Markt, la plaza principal. Esta Grote Markt es una de las plazas más grandes de Europa y se sitúa en la parte alta de la ciudad.

Es una plaza hermosa, con la vista puesta en el Ayuntamiento de Delft, uno de los edificios más bonitos de la ciudad. El que vemos actualmente pertenece a 1620, ya que dos años antes sufrió un terrible incendio. Quedaros contemplando su fachada, de una belleza sencilla pero deslumbrante, como toda Delft.

Justo frente al Ayuntamiento, al otro lado de la Grote Markt, se levanta otro de los principales edificios de la ciudad, la iglesia de la Niewe Kerk. Este templo fue construido entre los siglos XIV al XVI y cuenta con la segunda torre más alta del país, con 110 metros de altura. En su interior hay una gran cantidad de reyes de Holanda enterrados, por lo que la visita es imprescindible.

De entre esos reyes se encuentra el mausoleo de Guillermo de Orange, fundador de la monarquía holandesa, por lo que casi resulta un lugar de peregrinación. Una vez dentro del templo fijaros también en la luz que penetra por las vidrieras, antes de emprender la subida a la torre a través de una escalera de caracol. Imaginaros las vistas que se pueden tener tanto de la ciudad como de los alrededores.

Cuando salgáis del templo seguro que os apetecerá descansar un poco en algunas de las terrazas de las cafeterías y restaurantes de la plaza. Sin lugar a dudas la vista que tendréis será maravillosa, con el Ayuntamiento a un lado y la impresionante Niewe Kerk al otro. No me extraña que ante semejante vista no se inclinara hacia el arte más sutil su adorado hijo Vermeer.

Foto Vía Maymonides

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Delft



Deja tu comentario