Los museos de los canales de Amsterdam

Jardin del museo Willet

Pues sí, Amsterdam es una de esas ciudades cuyo rasgo a primera vista más representativo son sus numerosas “calles de agua”, que no de asfalto: los canales, característica que comparte con otras urbes de Europa (Venecia, Aveiro, etc).

Y qué dulce es pasear por los canales. Ahora bien, en Amsterdam los canales no solo entretejen una tupida red de conexiones urbanas a través del elemento fluvial, sino que también esconden un reseñable y asaz curioso encaje museístico.

Los Grachtenmusea, los museos de los canales, nos transportan en su conjunto a un maravilloso ambiente de otra época. Por detrás de espléndidos edificios e imponentes casonas muy honorables en cuanto a edad y que dan a los canales, en magníficos interiores de los siglos XVIII o XIX, fructifican una serie de exquisitos y exóticos museos.

Por ejemplo, en el Herengracht se encuentra el Museo de la Biblia, en unas típicas casonas de canal de finales del siglo XVII, si bien la decoración y el mobilario un tanto barroco, incluyendo frescos y califragilística escalera de caracol, son de época posterior.

La visita de este curioso museo, altamente recomendable, nos brindará sin duda momentos de gozo. Además de los maravillosos interiores, en él hallaremos cosas muy interesantes, como ejemplares muy antiguos de las primeras biblias publicadas en Holanda tras la invención de la imprenta, o una muy conocida reproducción del Tabernáculo.

También en Herengracht está el Tassenmuseum, el museo de bolsos y carteras que cuenta con colecciones verdaderamente singulares. Abre desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde, un horario por cierto similar al que tiene el Museo de la Biblia. Ambos cierran los días 1 de enero, 30 de abril y 25 de diciembre.

El museo Van Loon se encuentra en Keizersgracht, en una mansión sobre el canal que data de 1672 y a la que se trasladó la familia Van Loon en el siglo XIX. Los Van Loon eran una antigua e ilustre familia de Amsterdam. El museo Van Loon es uno de los más refinados de toda la ciudad. Su exposición permanente cuenta con objetos de gran relevancia artística, como cuadros (a destacar un retrato de familia del siglo XVII), porcelana, platería o muebles.

Para finalizar volvemos al Herengracht para visitar el Willet-Holthuysen Museum. Como en el resto de los museos que os hemos presentado, el Willet-Holthuysen se halla en un hermoso edificio del XVII, aunque restaurado años más tarde. La mansión conserva habitaciones, salones y cuartos decoradas según el gusto de la época, con cuidadas colecciones entre las que destacan las pinturas de Jacob de Wit.

En definitiva, sorprende Amsterdam por sus canales, pero sorprende todavía más por la cantidad y la calidad de sus museos, que no se limitan únicamente a los grandes centros de arte, como el Rijksmuseum o el Van Gogh.

Foto vía: Coocookachoo

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Amsterdam



Deja tu comentario