Breve historia de Holanda

Historia de Holanda

El origen de Holanda, o por lo menos la existencia de su primeros moradores, debemos buscarlo hace aproximadamente 150.000 años; y es que, a pesar de que esta zona se caracterizaba por unas variaciones climáticas extremas, lo cierto es que restos encontrados en Utrecht establecen una ocupación desde aquel periodo.

En el último periodo del deshielo la llegada de pueblos nómadas crearon las primeras civilizaciones elaboradas. Habitantes que se especializaban en la ganadería o la agricultura. Y fue en la Edad de Bronce cuando comenzaron a desarrollar el comercio con la llegada de tribus como la de los frisones y los batavianos.

Aproximadamente en el siglo I a.C llegaron los romanos a la zona de los Países Bajos. Éstos vieron en Holanda un territorio perfecto para la salida al océano de todas aquellas mercancías que traían por el Rhin. Permaneció por tanto dentro del imperio hasta el 300 d.C, momento en el que los bárbaros irían destrozando esta hegemonía y ocasionando un reparto de la zona entre los francos, sajones y frisones.

Hasta el siglo IX los Países Bajos pertenecieron al imperio de Carlomagno. Un basto imperio que formaba parte de Bélgica, Francia, Alemania e Italia entre otros. Gracias al Tratado de Verdún (843) el territorio se simplificó en tres zonas y justo en el centro se encontraban los Países Bajos (compartiendo ubicación con parte de Francia e Italia).

Europa se vio asolada por los ataques de los vikingos durante los años 800 y 1000. Ataques que provocaron numerosos destrozos en las ciudades más antiguas y ricas.

Tras la liberación de Utrecht por Enrique I y el fin de la supremacía vikinga, los Países Bajos (durante los siglos X y XI) obtuvieron bastante relevancia dentro del llamado Sacro Imperio Romano Germánico. Cabe destacar que muchos de los emperadores germanos nacieron y vivieron largas temporadas en ciudades como Nimega.

No será hasta la llegada del Duque de Borgoña (1433) cuando los Países Bajos y Bélgica se unificaron. Gracias a este personaje, los neerlandeses comenzaron a tomar conciencia de nación. Con esta etapa observaremos un gran crecimiento del comercio, naval y terrestre. Un crecimiento bastante importante en sus ciudades, como por ejemplo Ámsterdam que en el siglo XV se convertía en el puerto comercial más importante de Europa, para el grano que venía de las regiones bálticas.

Por diferentes acontecimientos (herencia, guerras y conquistas) los Países Bajos caerán en manos de los Habsburgo con Carlos V. La misión de este monarca fue la de unificar en un solo estado el territorio.

Tras este emperador llegaría su hijo Felipe II que sería el principal promotor de la Guerra de los Ochenta Años. Una guerra que tenía como finalidad la independencia de los Países Bajos de España, una España que se escandalizaba de las reformas protestantes y del aumento de los calvinistas. Esta guerra termina con la Paz de Westfalia, momento en el que por fin serían independientes de España y Alemania.

Fueron momentos buenos para Holanda, un crecimiento importante que la convertiría en la primera potencia marítima y económica de Europa durante el siglo XVIII. Finalmente, las derrotas contra Francia e Inglaterra hicieron que la hegemonía del país decayera estrepitosamente.

Las bases de su democracia parlamentaria las encontraríamos en 1848, cuando se promulgó una constitución que limitaría definitivamente los poderes del rey.

En la actualidad, podemos considerar a Holanda como uno de los países más avanzados del mundo en todos los sentidos, tanto política como económicamente hablando. Pioneros en muchos aspectos, como la lucha de la igualdad sin discriminación de raza y sexo, este lugar es sin duda una excelente opción para vivir. No obstante, si no contamos con esa suerte también podemos animarnos a visitarlo ya que su territorio está plagado de historia y cultura de gran belleza y valor.

Aquí s dejo una relación de artículos relacionados con su pasado histórico: Historia de Holanda

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Holanda



Deja tu comentario