De Krakeling, curiosa casa en Utrecht

De Krakeling

Utrecht está considerada una de las ciudades con mayor historia en Holanda. Desde hace varios siglos es para muchos la capital religiosa de los católicos holandeses, aunque lo que se aprecia especialmente en ella es su animación universitaria. Calles y plazas llenas de monumentos, museos, iglesias… y muchos estudiantes de aquí para allá en bicicleta.

Como la mayoría de ciudades holandesas, Utrecht presenta una arquitectura muy singular. Sobre todo en sus casas típicas de los Países Bajos. Hoy nos fijamos en una de ellas, situada a la izquierda de la Iglesia de San Pedro, en la Keistraat. Se trata de De Krakeling, un pequeño palacete construido en el siglo XVII por el aristócrata y poeta local Everard Meyster, quien está enterrado en la catedral de la ciudad.

No es uno de los grandes monumentos de la ciudad, pero sí una de sus casas más significativas y curiosas. Si os fijáis en la fachada veréis que está decorada con pequeños soles, vides, guirnaldas, festones y una pequeña corona dorada sobre la puerta… Al parecer motivos muy del gusto de Meyster, quien en sus poema también reflejaba estos símbolos como algo propio.

La casa está situada en el número 8 de esta calle, haciendo esquina, en pleno corazón de la ciudad. No es demasiado grande, y lo que más llama la atención es su fachada. En primer lugar la pequeña corona situada sobre la puerta, y un poco más arriba, en el tímpano, un sol con cara de niño. Son detalles y representaciones alegóricas que representan el imaginario de su dueño.

Cuentan en Utrecht del carácter un tanto excéntrico de Everard Meyster, quien vivió durante prácticamente toda su vida en la ciudad. Compró este pequeño palacete en 1663, y allí residió hasta su muerte en 1679. Hoy tan solo se puede ver desde fuera si paseáis por los alrededores de la Iglesia de San Pedro. Un ejemplo de algunas de las casas más interesantes de esta ciudad, en la que no hay que perderse ningún detalle.

Foto Vía Rijksmonumentem

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Utrecht



Deja tu comentario