5 Visitas imprescindibles en Ámsterdam

AMSTERDAM

Hablar de 5 visitas imprescindibles en Ámsterdam es realmente complicado. Estamos ante una ciudad con una oferta cultural tan grande, que resumirla en 5 únicas visitas puede ser arriesgado. Aun así, siempre viene bien tener una lista, por si nuestra estancia en Ámsterdam se resume a un par de horas y no queremos perdernos “eso” que todo el mundo visita o “aquello” que todo el mundo fotografía.

Podemos decir así, que sin lugar a dudas, uno de los sitios más esperados en Ámsterdam es el Barrio Rojo; y es que este lugar parece tener un auténtico imán para los turistas ¿por qué? Pues por su singularidad.

Se trata de un barrio emplazado en el corazón de la ciudad. Calles llenas de neones y luces rojas que adornan escaparates en los que se muestran mujeres. No dejemos engañarnos, el barrio rojo no es únicamente un gran expositor, se trata de un barrio con historia; y es que la prostitución en Ámsterdam ha sido una institución desde la Edad Media. Estos expositores aparecieron ya durante el siglo XVII. Teniendo en cuenta que en muchas partes del mundo esta profesión está mal vista o incluso penada, no es de extrañar que llame tanto la atención a los turistas.

Otro lugar que creemos debe ser imprescindible en vuestra visita es el mercado de las Flores de Ámsterdam. Con más de 140 años de vida, este lugar es todo un símbolo de la ciudad que muestra el gusto que siempre han tenido los holandeses por las flores ¿Te gustan los tulipanes? En este mercado vas a disfrutar de lo lindo, no sólo con ellos, también con un sinfín de colores y olores que se convertirán en un placer para tus sentidos.

No puedes ir a Ámsterdam y no visitar el Museo Van Gogh, esto es así. Se trata del museo más visitado de toda la ciudad; y es que cuenta con nada más y nada menos que 200 obras de este famosísimo pintor francés.

No obstante, aunque este museo sea importante, también debemos dejar hueco para ver el Rijksmuseum. Otra pinacoteca con la mayor colección de cuadros del siglo de oro holandés, entre ellas encontramos obras de Rembrandt, Johannes Vermeer o Frans Hals.

Por último, un lugar de lo más emotivo, la Casa de Ana Frank. Las colas son espeluznantes, pero lo cierto es que bien merece la pena adentrarse en esta casa para poder observar con nuestros propios ojos el lugar en el que esta joven escribió su diario durante la invasión nazi de la Segunda Guerra Mundial.

DE UTILIDAD PARA EL VIAJE

Foto vía: w00ter

Imprimir

Categorias: Amsterdam



Deja tu comentario