Crucero con pizza por los canales de Ámsterdam

Basílica de San Nicolás y crucero

Hacer un recorrido por la ciudad bien en bus turístico o bien en minicrucero, si hay canales o río que lo permita, es una buena forma de empezar el viaje. Estos pequeños tours nos permitirán ambientarnos, orientarnos y comenzar a conocer la ciudad de una forma relajada y amena.

En mi reciente viaje a Ámsterdam, y dado que llegaba a la capital holandesa por la tarde, mi primera opción fue hacer el crucero nocturno por los canales nada más llegar, y aprovechando la hora, bien entrada la tarde, hacerlo con la opción de cenar en el mismo barco.

Dado que vuelo desde Tenerife y he de hacer escala en Madrid o Barcelona, por combinación horaria, resulta imposible llegar a Ámsterdam por la mañana. En mi caso, la llegada fue a las 15,15 h. local. Entre desembarco, recogida de maletas, el traslado por tren desde Schiphol a la capital, el alojamiento en el hotel, que, por cierto, era en esta ocasion en el Hotel Ámsterdam de Roode Leeuw, al ladito mismo de la plaza Dam, y la pertinente ducha, pues finalmente nos dieron las 18 h. con poco tiempo más que para dar un paseo por el centro de Ámsterdam y dirigirnos después hacia el puerto, el Denmark Pier 6.

El crucero con pizza que seleccionamos tiene una duración de 90 minutos y sale a las 19 h. desde el muelle ECO, donde la compañía responsable, The Canal Cruise, tiene sus taquillas y el barco.

Con los bonos sacados, solo hay que confirmarlos en las taquillas, donde nos suministraron los tickets para el barco y la cena. Hay seis opciones de pizza a elegir, por lo que si váis con niños, tampoco tendréis problema, tendréis bebidas ilimitadas, ésto es, podréis beber cuanta cerveza, vino o refrescos podáis tomar, y además incluye como postre un helado Ben and Jerry’s, bastantes conocidos allí.

Son mesas de cuatro personas, pero si váis en pareja, no os preocupéis, que no la rellenarán con otra pareja. Es decir, cada reserva es una mesa, sean dos, tres o cuatro personas, por lo que la intimidad está asegurada, y el ambiente en el interior es muy relajado, por la luz que tienen, y por la anchura.

Cuando aproximadamente se llevan unos 20 minutos de crucero, el barco para en uno de los canales para recoger el pedido de pizzas que previamente los camareros han tomado a los turistas en el momento de empezar el crucero. Son pizzas individuales, no excesivamente grandes, pero sí más que suficientes para quedar totalmente satisfechos. Además, resultan bastante sabrosas y con contenido.

Durante el crucero, van explicando los puntos más importantes del recorrido, generalmente en inglés, aunque también tienen la opción del español, idioma que, por lo general, durante todo el viaje, es bastante usado allí de cara a los muchos turistas que llegan desde España.

La única pega es quizás la dificultad para sacar fotos dado que se trata de un crucero nocturno y que el barco es acristalado, pero no hay que olvidar que elverdadero sentido de este tour es el disfrutar relajadamente de un paseo por los canales de Ámsterdam mientras se disfruta de una sabrosa cena.

Infórmate y reserva con antelación en: Crucero con pizza por los canales de Ámsterdam

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Amsterdam



Deja tu comentario