Maastricht, arquitectura y museos

Vista aerea de Maastricht

Maastricht, capital de la provincia de Limburgo, es una de las ciudades más antiguas de Holanda. Su casco antiguo, de una riqueza histórica única, se conjuga con la parte moderna de la ciudad, en donde se hace patente el espíritu comercial, y donde puede disfrutarse recorriendo tiendas y degustando algunas de las delicias que ofrecen sus restaurantes, ya que Maastricht es también un centro culinario principal de Holanda.

¿Cómo es la arquitectura de Maastricht?

 

Maastrich es la ciudad más meridional de Holanda. Sus veinte siglos de historia se muestran a sus visitantes desde las imponentes fachadas del casco antiguo, y sus pequeñas callejuelas pavimentadas con ladrillos. La prosperidad reinante durante esas épocas es evidente en la majestuosidad de las iglesias y mansiones que se erigen por doquier.

Los edificios medievales indican que aún antes del siglo XVII, Maastricht ya existía como ciudad. Las basílicas romanas de San Gervasio, en Vrijthof, y de Onze lieve Vrouwe son las más conocidas, y sus plazas se cuentan entre las más visitadas. Para el observador especializado, será notoria la influencia alemana en la arquitectura de ambas iglesias. En su interior, el ambiente sacro y las invaluables piezas artísticas componen un conjunto que no se puede dejar de conocer.

Basílica de San Gervasio

La arquitectura moderna no se queda atrás en Maastricht. El museo Bonnefanten –cuya colección permanente incluye un peculiar modelo a escala de la ciudad, las antiguas fortificaciones y las esculturas de iglesia, entre otras– y el Centro de Cerámica, centro de información turística, son parte del proyecto de desarrollo urbano de Sphinx-Ceramique, que anteriormente funcionaba como zona industrial.

Otro museo de la ciudad es el Museo Natural de la Historia, cuyas colecciones abordan temas como la geología, la paleontología, la flora y la fauna de Maastricht. Merece la visita el museo sótano Derlon, que alberga restos romanos de los siglos II a IV.

Imprimir

Categorias: Maastricht, Museos de Holanda



Deja tu comentario