Gouda, descubriendo sus lados ocultos

Toda ciudad tiene su emblema, podríamos decir. Y Gouda tiene varios: los tradicionales quesos –deliciosos, quién habrá de negarlo–, la cerámica, el mercado y el Peso público. Bien vale la pena dedicar un tiempo a conocer estos puntos identitarios de la ciudad, pero también es interesante ir más allá. Veamos que más tiene Gouda para ofrecernos.

Sorprende a todo aquel que oye de esto por primera vez: Gouda cuenta con más de 300 monumentos. Es en verdad un dato notable, ya que muchos de ellos no son conocidos, pero constituyen verdaderas obras maestras de la arquitectura.

El más famoso es sin dudas la iglesia de St. Janskerk, que alcanza los 123 metros de altura. Sus magníficas vidrieras cromadas, colocadas entre 1530 y 1603, y luego durante el período posterior a la Reforma, representan por ello motivos diversos, que incluyen imágenes de numerosos monarcas holandeses.

Entre los museos de Gouda, se destaca sin dudas el Museumhaven, es decir, el Museo del Puerto. Allí, durante un placentero recorrido junto a las aguas que surcan la ciudad, es posible conocer por fuera y también por dentro los más sorprendentes modelos de embarcaciones, muchos de ellos de larga data, que nos remontan hasta años en que navegar era muy diferente a lo que es ahora.

Los festivales de Gouda son otra de sus caras menos conocidas. Cada mes, varios eventos colman la agenda de los habitantes de esta bella ciudad, y la diversión inunda sus calles. En diciembre, la Noche de las Velas ilumina los corazones de todos los presentes, y el Pottenbakkersfestival, más sencillo de disfrutar que de pronunciar, exhibe las obras de arte en cerámica y reúne a multitudes de toda Europa.

Finalmente, ir de compras en Gouda es una actividad ineludible. Sus tiendas ofrecen las más variadas colecciones de productos para adquirir, y nos salen al paso mientras caminamos distraídamente. Nadie podrá abandonar la ciudad sin llevar consigo un recuerdo.

Foto Vía: Viajitis

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gouda



Deja tu comentario