Breda, la historia en el presente

Breda

La ciudad holandesa de Breda se encuentra en la provincia de Brabante Septentrional, y es lugar de confluencia de los ríos Mark y Aa. Su historia se remonta a los primeros siglos del segundo milenio de nuestra era, que dejaron huellas en su arquitectura y en la estructura urbana.

Desde el siglo XII y hasta el año 1404, Breda fue un feudo de la Casa de Brabante. Después de ese año, pasó a manos de la Casa de Nassau. En 1581, la conquista española se efectuó bajo el reinado de Felipe II, y nueve años después regresó al poder holandés. En 1625, los españoles lograron la capitulación, y este acontecimiento fue inmortalizado en La rendición de Breda, la famosa pintura de Velázquez.

EN 1637, la ciudad regresó a manos holandesas, y desde entonces no volvió a sufrir asedios de importancia. Hoy es una tranquila urbe mayormente poblada por estudiantes, ubicada a mitad de camino entre Rotterdam y Antwerp.

Los numerosos monumentos de Breda nos recuerdan el largo pasado que la antecede. La avenida conocida como Milla Histórica conduce justo hacia el corazón de la parte más antigua de la ciudad. Cada martes a la mañana, el mercado semanal renueva una tradición que data de 1321.

La Torre de la Iglesia de Nuestra Señora –Onze Lieve Vrouwe Kerk– domina las vistas de toda Breda. Durante 125 años se desarrollaron los trabajos para su edificación. El exterior está bellamente decorado y su interior permanece intacto, a pesar de las reformas que tuvieron lugar en 1566.

Entre las opciones para conocer Breda destaca el paseo en canoa, que parte del puerto central y recorre los canales que rodean a la ciudad. De esta manera, toda su estructura se presenta como un conjunto magnífico, presidido por el Castillo de Breda, hoy hogar de la Real Academia Militar.

Foto Vía: Research Institute for Symbolic Computation

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Breda



Deja tu comentario