Enkhuizen, algunas visitas esenciales de la ciudad

Enkhuizen

La torre De Drommedaris

La ciudad de Enkhuizen, como tantas otras urbes holandesas, conoció sus momentos de mayor auge durante los años del Siglo de Oro. Gracias a su cercanía con el Zuiderzee –o Mar del Sur–, hoy hogar de su propio museo –el Zuiderzeemuseum–, la Compañía de las Indias Orientales dejó su impronta de prosperidad en la ciudad y en su arquitectura.

El casco histórico es un fiel reflejo de los años de abundancia que se vivieron en Enkhuizen. El ayuntamiento es seguramente uno de los principales edificios que se heredaron de esta época. Fue construido en 1688.

Un poco anterior es la torre De Drommedaris, que formaba parte de la fortificación que rodeaba a la ciudad. Desde este altísimo punto de Enkhuizen, es posible acceder tanto al centro histórico como al puerto, de modo que se transforma en un símbolo y una visita ineludible de todo viaje a esta urbe. Además, en su interior funciona hoy en día el Centro Cultural.

La Westerkerk, o iglesia del oeste, es otra de las vistas más bellas de la ciudad. Fue edificada entre los años 1427 y 1519. Junto a su fachada, se erige una torre de madera de escasa altura, lo que le da una apariencia sumamente singular. Demasiado baja para considerarse una verdadera torre del conjunto, ésta sin embargo brinda un toque rústico pocas veces visto.

Otra iglesia muy bella de la ciudad es Franciscus Xaverius Kerk, del culto católico romano. A pesar de haber sido edificada según los antiguos cánones estéticos, esta construcción es muy joven: data de 1905, y su apariencia antigua desconcierta a más de un visitante.

Finalmente, el Weeshuis –el orfanato– es un magnífico edificio de 1551, aunque su fachada actual data de 1616. Construido por mercaderes adinerados, es otra buena muestra del creciente apogeo de la ciudad durante esos años.

Foto Vía: Webshots

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Enkhuizen



Deja tu comentario