El Rijksmuseum, todo para mí

Rijksmuseum

Imagino que es una fantasía recurrente el imaginar que uno puede disponer de un espacio público en exclusiva para disfrutarlo en soledad. Pasear por un parque, recorrer una avenida… esos son sueños que no podemos cumplir. Pero, quien desee visitar el Rijksmuseum sin intromisiones, puede darse el gusto.

¿Qué tal probar con una cena diferente? Las salas de exposición más importantes y famosas del museo permiten la reserva para recepciones y comidas. Nadie podrá igualar a un anfitrión que recibe a sus huéspedes de pie junto a un cuadro de Frans Hals, o junto a La Ronda Nocturna de Rembrandt, acaso el más destacado cuadro de todo el museo.

Al cerrar sus puertas, el Rijksmuseum queda a completa disposición de sus invitados. Merodear por los pasillos y los salones que guardan la más destacada producción artística holandesa es un plan insuperable.

El programa puede ser elegido por completo por el anfitrión y sus acompañantes. Los expertos del museo serán la guía que acompañará a la comitiva. Incluso, brindarán asistencia respecto de importantes cuestiones para la noche perfecta: dónde y cómo disponer las mesas, o qué tipo de entretenimiento contratar para la cena.

Más servicios opcionales completan la oferta: una visita guiada por una exhibición permanente, o una charla respecto de las obras del museo, o incluso una lectura relacionada.

Y la propuesta no termina aquí: antes de que las puertas del museo abran al público, éste también está disponible para servir de sala de reunión para una ocasión especial. Si el plan no incluye un programa de arte e historia ni un catering para la cena, recorrer en una visita exclusiva las maravillas del Rijksmuseum es también una opción.

Tanto en su interior como en el jardín que lo rodea, el museo alberga casi un millón de objetos. No por nada se trata del más grande de su tipo en toda Holanda, y en el más visitado de Ámsterdam.

Puedes comprar desde ya las entradas en: tickets para el Rijksmuseum

Foto Vía: Essential Architecture

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Amsterdam, Museos de Holanda



Deja tu comentario