El dique de Afsluitdijk en la actualidad

el gran dique

El 28 de mayo de 1932, en presencia de la reina Guillermina, se cerró el último paso que conectaba el Zuiderzee y el Waddenzee (Mar del Norte). El Afsluitdijk conectaba, por fin, las provincias de Holanda del Norte y Frisia. El Zuiderzee había desaparecido. A la extensión de agua al sur del dique se le llamó Ijsselmeer.

La longitud total del dique es de 32 kilómetros. Su anchura es de 90 metros y su altura sobre el nivel del mar es de 7,25 metros de media, ya que en el lado que da al Mar del Norte la altura es un poco mayor. Aunque se previó algún otro uso, finalmente sobre él se construyó una autopista (A7) de doble sentido.

A lo largo de los 32 kilómetros existe un área de descanso en la que podemos detenernos y observar la magnitd de esta obra. Arriba, desde la torre del pequeño edificio que sirve de sede al reducido museo del dique y la tienda de souvenirs, se disfruta de un paisaje especial, de un panorama hipnótico.

A un lado continúa estando el Waddenzee, la porción del Mar del Norte entre la costa y las Islas Wadden. Un espectáculo turbador. Un mar que debería ser furioso y embravecido, que debería golpear incansable contra tierra firme con el martillo de Thor. Pero que es más bien un Odín anciano que mantiene un poder sereno, casi pacífico. No obstante, se trata de una mansedumbre elegante, casi clásica.

Al otro lado, el Ijsselmeer. El mar helado. La creación humana. El dominio sobre la materia.

Prestando la necesaria atención, se puede comprobar que el nivel del agua a ambos lados no es el mismo. La superficie del agua del Ijsselmeer está un tanto más abajo. Mirando en línea recta hacia el extremo del dique, podemos comparar ambos mares y darnos cuenta. Es otra extraña sensación más del conjunto de extrañezas que uno experimenta en este lugar.

Pero la lucha no ha terminado. Continúa y continuará ante una naturaleza que no se rinde. Pese a los dos complejos de esclusas que el Afsluitdijk tiene en cada extremo, su capacidad no es suficiente para el obsesivo trabajo holandés por crear tierra. Se construirá un tercer complejo. Y será un paso más de los muchos que todavía veremos protagonizados por el hombre en el norte de Europa. Seguro.

Foto Vía: Flickr

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Holanda



Deja tu comentario