Nuenen, hogar de Van Gogh

Nuenen

La iglesia reformada en Nuenen, Vincent Van Gogh, enero-febrero de 1884. Óleo sobre lienzo

Nuenen es un pequeño pueblo situado en la municipalidad del mismo nombre, famoso por haber sido hogar de Vincent Van Gogh entre 1883 y 1885. Varias de sus pinturas fueron realizadas durante su estancia en este lugar, y una de ellas incluso recibió su nombre: La iglesia reformada en Nuenen.

Campesinos comiendo patatas y El tejedor son otras de sus obras que datan de esos años. Corresponden claramente a la primera etapa de la vida artística de Van Gogh, quien se identificaba con campesinos, mineros, tejedores y trabajadores en general, que intentaban sobrevivir al momento social, al igual que él.

Como reconocimiento a uno de sus trabajos realizados allí, Campesinos comiendo patatas (De aardappeleters), varios espacios de Nuenen fueron bautizados con ese nombre, o haciendo referencia a él. Una calle, un café, un colegio de estudios superiores y un bar, hasta donde se sabe.

Desde luego que una ciudad pequeña como esta jamás dejaría de rendir homenaje a un hombre tan ilustre como Van Gogh, quien vivió en La Haya y en Drente antes de refugiarse allí. Es por eso que, en la plaza central del pueblo, brilla una estatua dedicada al gran artista.

Según se conoce, la razón de que Van Gogh abandonara La Haya, en septiembre de 1883, fue su ruptura con Mauve, quien hasta entonces había sido maestro y guía del joven Vincent. Solo y sin un sitio a dónde ir, se decidió por un lugar apartado y tranquilo, y se instaló en una casa ubicada junto a la parroquia.

En el estudio de esa casa –que fue su hogar durante tres años– es que pintó, en mayo del año siguiente, El tejedor, uno de sus cuadros más conocidos e ilustrativos de esta fase en la concepción artística del pintor. Oscuro y definitivo con su inmenso telar y su pequeño obrero detrás, representa la profunda conciencia que Van Gogh tenía de la vida de los trabajadores.

Foto Vía: Van Gogh Gallery

Imprimir

Categorias: Nuenen



Comentarios (1)

  1. Daiana dice:

    La verdad, me encantas sus obras, algunas son mas coloridas y alegres, pero otras son mas sombrias, me parece hermoso, ojala ubiera mas artistas con este don con el pincel.

Deja tu comentario