El castillo Teylingen

Castillo Teylingen

Holanda es hogar de numerosos castillos, pero acaso pocos se comparen con el castillo de los Señores de Teylingen. Su arquitectura se caracteriza por la notoria preeminencia de líneas curvas, que hace de cada espacio un área circular.

Sus orígenes se remontan al siglo XIII, cuando funcionaba como residencia de los Señores de Teylingen, a la vez que cumplía la tarea de proteger el dique del Rin y la ruta que se dirigía a la ciudad de Haarlem.

Con el paso del tiempo, se convirtió en un coto de caza y en una casa para huéspedes al servicio de los Condes de Holanda, quienes obtuvieron el castillo cuando sus dueños originales murieron sin dejar herederos.

Desde 1975, la Fundación del Castilo Teylingen protege tanto a la construcción como a los campos de tulipanes que lo rodean. Entre las principales obras que se han realizado destacan la restauración del puente de entrada y los trabajos en la fosa que el paso del tiempo había borrado considerablemente.

Los daños más importantes que afectaron al castillo tuvieron lugar como consecuencia de la Guerra de los Ochenta Años. Entre los años 1572 y 1574 sucesivos ataques dejaron al edificio virtualmente en ruinas.

Las primeras restauraciones se iniciaron en 1605. Nueve años después, se realizaron los trabajos en la torre residencial, y además se construyó una residencia nueva justo en frente.

Curiosamente, el castillo estuvo por un tiempo en manos de una familia Teylingen nuevamente, pero no se trataba de descendientes directos de sus antiguos propietarios. Dos escuderos de apellido Van Teylingen adquirieron el lugar en 1857, en una subasta pública.

En 1888 regresó a manos del estado holandés, tal y como permanece hasta hoy.

Información práctica

• Dirección: Teylingerlaan 23 – Sassenheim
• Horarios: todos los días, de 14 a 17 hs.

Foto Vía: Greenport Duin- en Bollenstreek

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Holanda



Deja tu comentario