- Sobre Holanda - https://sobreholanda.com -

Schiedam y los molinos mas altos del mundo

Situada en la provincia de Holanda Meridional, entre Rotterdam y Vlaardingen, Schiedam es un destino encantador de Holanda. Reúne muchos de sus emblemas más característicos, y además sorprende con su belleza natural y las obras arquitectónicas que la identifican: los molinos de Schiedam.

La fama de estos molinos se debe a su altura. De hecho, se trata de los más altos de todo el mundo. Están ubicados a orillas de los muchos canales que recorren el centro histórico de la ciudad, alimentados por el río Nieuwee Maas, un afluente del Mosa.

En la actualidad, estos molinos, que datan de fines del siglo XIX y principios del XX, son una gran atracción turística. Se los utiliza como espacio para instituciones culturales, actividades de entretenimiento y algunos de ellos son puestos en marcha con frecuencia.

Schiedam tuvo sus orígenes a mediados del siglo XIII, cuando se construyó un dique para contener la crecida del Mar del Norte. Pronto se comenzó a desarrollar el comercio en la zona, y se fundó la localidad, a orillas del río Schie, que le dio nombre.

En 1275, recibió sus derechos de ciudad, y por ello la condesa Aleida de Holanda ordenó construir un castillo. Hoy se conservan los restos de la torre, conocida como Casa Mathenesse, que se encuentra en el corazón del casco antiguo.

La ciudad floreció en buena medida gracias a la industria de la ginebra, que alcanzó su apogeo durante el siglo XVIII. De aquella época quedan algunos monumentos que recuerdan el esplendor de Schiedam, como las destilerías que permanecen en funcionamiento, una de ellas convertida en el museo De Gekroonde Brandersketel.

Los cinco inmensos molinos construidos en aquellos años son también testimonio de la grandeza alcanzada por Schiedam. Su altura, de más de 33 metros, se debe a que era necesario que sobresalieran de entre las tiendas comerciales.

Uno de ellos, De Walvisch, fue acondicionado y puesto a andar nuevamente en 1999. De Nieuwe Palmboom está abierto al público y alberga el Museo Nacional de los Molinos de Harina.

Información práctica

• Entrada: adultos, 2.50 €; niños hasta 12 años, 1.75 €.

Foto Vía: Virtual Tourist