La iglesia de Santa Catalina, en Eindhoven

Iglesia de Santa Catalina, Eindhoven

St-Catharinakerk, o en español, la iglesia de Santa Catalina, es uno de los monumentos más destacables de Eindhoven. Fue construida en el siglo XIX, en estilo neogótico, y se convirtió en una de las principales obras de P. J. H. Cuypers, el famosísimo arquitecto holandés que también tuvo a su cargo otros importantes edificios en su país.

Las torres son sin dudas lo primero que capta la atención. O tal vez no ellas mismas, sino la diferencia entre ambas. Tienen 70 metros de alto cada una, pero la torre del sur es más refinada y de ornamentos delicados, mientras que la torre norte se asemeja más a una construcción defensiva.

La Segunda Guerra Mundial dejó sus huellas en esta iglesia. Los bombardeos de 1942 la dañaron fuertemente. Una vez concluido el conflicto bélico, fue restaurada por completo por el arquitecto C. H. de Bever.

En la actualidad, la iglesia está abierta al público, de modo que si estás en Eindhoven, no puedes perderte una visita a su interior. Allí verás que tiene forma de basílica, de planta cruciforme, con un transepto de tres corredores, al igual que el cuerpo principal de la construcción.

Abundan las vidrieras en ventanas de forma circular, que representan la figura de una rueda. Esto se debe a que la rueda es el símbolo que identifica a Santa Catalina. El simbolismo era uno de los detalles a los que Cuypers prestaba gran atención, y es por eso que pueden encontrarse referencias simbólicas en todas las iglesias que diseñó.

En la fachada de este edificio, hay tres arcadas en las cuales se observan magníficas esculturas decorativas. Todas ellas fueron talladas en piedra de mármol, y por su color blanco resaltan del oscuro ladrillo a la vista que recubre a la iglesia.

Foto Vía: Skyscraper City

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Eindhoven



Deja tu comentario