Conociendo a Rembrandt

Rembrandt autorretrato

Es muy recomendable, antes de visitar cualquier país leer sobre sus pintores célebres y aprender sobre su cultura y su arte, así una vez estés en los museos, de cara a sus cuadros podrás comprenderlos mucho mejor y ver detrás de las pinceladas la personalidad del artista y su genio.

Esta recomendación es máxime si hablamos de Holanda, que tan grandes exponentes del arte dio al mundo. Hoy nos centraremos en hablar de la vida de un pintor bien conocido, que fue maestro de la luz y la sombra, del claroscuro, que consiguió dotar a sus cuadros de una profundidad increíble, y del que encontramos muchas obras en los museos holandeses.

Todo el mundo conoce a Rembrandt Van Rijn (1606-1669). Era hijo del molinero de Leiden y, aunque intentó estudiar en la universidad pronto lo dejó para hacerse aprendiz de pintor. Con diecinueve años ya instaló su propio taller y era tan evidente su talento que con veinticinco años le encargaron una obra que habría de hacerlo célebre: La lección de anatomía del Dr. Tulp (en el Mauritshuis).

Se instaló en Amsterdam, donde su fama y los encargos no hacían sino crecer. Hoy en día se puede visitar la que fue su casa y taller, en el barrio judío (Rembrandtshuis). Sin embargo no era un hombre destinado a ser feliz y las desgracias familiares se salpicaron con algunos fracasos profesionales: su magnífica tela La ronda nocturna (en el Rijksmuseum) no gustó a los clientes, perdió a su madre y a sus tres hijos pequeños y, solo un año después a su esposa Saskia. Los años de 1640 a 1642 fueron terribles para el pintor.

A partir de entonces Rembrandt fue un hombre atormentado, que acumulaba obras para sí mismo pues no las podía vender. Recorría la ciudad dibujando febrilmente y se dedica a pintar escenas bíblicas. En lo personal, mantiene relaciones con una nueva amante, Hendrickje, concubinato que le vale la excomunión, pero no la abandona.

Se arruina y ha de dejar su mansión del barrio judío, trasladándose al barrio más modesto del Jordaan. Es entonces cuando pinta La novia judía (Rijksmuseum). Funda un nuevo taller junto con su mujer y el único hijo que le queda, y recupera clientes y algo de prosperidad. Fiel a sí mismo vende sus obras muy caras y se niega a retocarlas. El orgullo del pintor sigue vivo en él.

Hendrickje muere y cuatro años después lo hará su hijo. Rembrandt se queda solo en el mundo y su dolor es tan grande que lo consume hasta llevarlo a la muerte en octubre de 1669, cuando contaba con 63 años. La ciudad vio la muerte de uno de los más grandes pintores de la historia con indiferencia. Se le enterró, pero su tumba no se ha encontrado nunca.

-Artículos relacionados:

Foto Vía: foro.artehistoria.net

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Turismo en Holanda



Deja tu comentario