Spanjaardsgat, la Puerta de los Españoles en Breda

Spanjaardsgat

Si echamos un pequeño vistazo a la historia de Breda, es como para volverse un poco loco. Me imagino a los pobres habitantes de la ciudad desde finales del siglo XVI a mediados del XVII, porque pasaron a manos de españoles y holandeses casi sin enterarse.

En 1581 Felipe II la conquista para feudo español, pero nueve años más tarde vuelve a formar parte de los dominios holandeses.

Los españoles erre que erre logramos en 1625 ocupar de nuevo Breda, ocasión que inmortalizó Velázquez en su cuadro La Rendición de Breda. Sin embargo, en 1637 volvió de nuevo a manos holandesas. Como tuvieran en aquel entonces los mismos problemas de papeleo administrativo con las Seguridad Social que ahora, no me quiero ni imaginar…

De aquella época nos quedan en Breda muchos testimonios históricos. Uno de ellos es la Spanjaardsgat o Puerta de los Españoles, una puerta que se halla en el puerto de la ciudad y por la que al parecer entraron los rebeldes que iniciaron la revuelta contra los españoles en 1590, liberando a Breda por primera vez. Dicen que fueron camuflados en unos barcos que llevaban madera al interior.

De todas maneras parece que este episodio fue solamente una leyenda, y que apenas es cierta, ya que ni siquiera sucedió precisamente aquí. Simplemente era una puerta de entrada para los suministros de las tropas españolas. Aún así en Breda seguro que os la contarán, y si se dan cuenta que sois españoles hasta quizás lo haga con una media sonrisa de orgullo. Y es que la toma de Breda en 1590 supuso un duro golpe para las tropas españolas de los Países Bajos.

Hoy en día es allí donde suelen celebrarse los conciertos de la ciudad, y es aquí donde el alcalde de Breda sale a recibir, cada 5 de diciembre, a San Nicolás, que llega cargado de regalos para los niños de Breda. De todas maneras para los habitantes de Breda queda el contarnos la leyenda de la Spanjaardsgat como si de la propia Guerra de Troya se tratara.

Foto Vía Fotolog

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Breda



Deja tu comentario