- Sobre Holanda - https://sobreholanda.com -

Celebra Navidad y Año Nuevo en Amsterdam

Si Amsterdam es una pasada en cualquier época del año, imaginaros ya como tiene que ser en Navidad, cuando las luces y el ambiente impregnan todo de un aura mágica irremplazable. Ya desde mediados de noviembre se vive en la ciudad algo distinto a lo que se pueda ver el resto del año. Los puentes y casas del siglo XVII se iluminan y la fiesta no parará de sonar en las calles de la ciudad.

Y desde el 24 de noviembre hasta el 30 de diciembre tendrá lugar el mercadillo navideño de Amsterdam. San Nicolás ya habrá llegado a la ciudad desde España y ya habrá repartido las clásicas pepernoten, unas galletas típicas holandesas. De ahí hasta la noche del 5 de diciembre, cuando los niños de Amsterdam dejarán zanahorias en sus zapatos para el caballo de San Nicolás.

Zwarte Piet, el ayudante de San Nicolás, bajará por la chimenea de las casas y dejará a cambio regalos y caramelos para los niños. Pero esta no es la única fiesta que se vive en Amsterdam durante la Navidad y estas fechas.

Durante todo el mes de diciembre hay conciertos para todos los gustos en el Concertgebouw, la Sala de Conciertos situada al final de Museumplein, y en la Iglesia de San Nicolás, una iglesia austera que está junto a la Estación Central. También se puede patinar sobre hielo en el Rijksmuseum o en la Leidseplein, una de las plazas más animadas de Amsterdam.

Si Amsterdam es de por sí muy bulliciosa en cualquier momento del año, imaginaros entonces en Navidad. Muchas calles del centro están salpicadas de stands donde comprar dulces y otros regalitos. Podéis pararos a comprar las olliebollen, unos dulces en forma de bolas, o unas poffertjes, algo parecido a los panqueques.

Tampoco faltan en Amsterdam los clásicos mercadillos navideños, que se sitúan en la Plaza Dam, frente al Palacio Real, en la Leidseplein o en la Rembrandtplein. A mí me gusta mucho particularmente el mercadillo de Rembrandtplein, ya que es una plaza más coqueta y tiene muy buenos restaurantes para cenar.

Las calles y plazas se engalanan no sólo con las luces y el colorido, sino también con música de villancicos. Eso sí, os aconsejo que no paséis el 25 de diciembre en Amsterdam. Ese día parece que se ha acabado la Navidad, y todo el mundo anda en casa. Todo está cerrado, las luces se apagan… La Navidad en Amsterdam se disfruta antes y después de ese día.

En Nochevieja viene gente de toda Holanda para disfrutar del ambiente de Amsterdam. La llegada del Año Nuevo tiene lugar en la Plaza Dam, donde se monta un escenario y hay fiesta asegurada toda la noche, con castillo de fuegos artificiales. Luego tal vez haya muchos que se acerquen hasta los bares y discotecas de la Leidseplein o el Barrio Rojo. A mí particularmente me gusta más el ambiente de Rembrandtplein.

Si tenéis la costumbre de celebrar el Fin de Año con las tradicionales doce uvas, en Amsterdam no es así, así que si queréis debéis llevar vuestras uvas o comprarlas allí. Abrigaros bien en la Plaza Dam o donde vayáis, y a disfrutar del ambientazo.