Kroketten, croquetas de carne en Holanda

Kroketten en Holanda

La cocina holandesa se basa principalmente en patatas, verduras (como guisantes), pescado bien fresco (proveniente del mar del Norte y de otras provincias como Zeeland) y por lo general, es considerada como una gastronomía de invierno, a causa de que la mayoría de sus platos tienen que ver con estofados o sopas (con salchichas o panceta).

Ya os hemos mencionado alguno de los alimentos más típicos que podéis probar en Holanda como el rijsttafel o el pannekoeken y os interiorizaremos en las exquisitas “kroketten”, una especie de albóndigas o croquetas fritas, rellenas de carne o pescado, cubiertas de pan rallado, con forma ovalada (como una salchicha). Si bien este snack holandés es ingerido en diversos restaurantes del país, podéis también encontrarlo en MCDonald´s (ya que ellos también disponen de las kroketten en su menú llamado MCKroket), en los supermercados en el sector de congelados o bien, en bares de Holanda.

Es así, que con el correr del tiempo los kroketten fueron ganando tanta popularidad en todos los rincones del mundo, que hoy en día se prepara en países como Bélgica, China, Croacia, Alemania, Hungría, Estados Unidos, bajo el nombre de “comida rápida”.

Pasemos entonces, a la receta, ideal para almorzar o cenar con amigos.

Ingredientes:

  • 150 gramos de carne de ternera magra
  • 1 1/2 litro de agua
  • Sal
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • Perejil y tomillo
  • Algunos granos de pimienta blanca
  • 20 gramos de mantequilla
  • 20 gramos de harina
  • 2 gramos de gelatina
  • 1/2 cucharada de nata o leche
  • Unas gotas de zumo de limón
  • Pan rallado (cantidad necesaria)
  • 1 clara batida con 1 cucharada de agua aceite

Preparación:

– Colocar en una cacerola el agua y dejar hervir. Agregar la carne, la sal y las especias y dejar unos minutos más hasta que vuelva a hervir. Cocinar la carne a fuego lento durante unos 30 minutos.

– Colar el caldo, quitar las especias y extraer todos los nervios y piel a la carne. Cortarla en pedacitos muy pequeños.

– En una sartén a fuego suave, derretir la mantequilla, echar la harina y remover hasta que se forme una salsa rubia. Añadir el caldo de una sola vez y dejar hervir (sin dejar de remover) hasta lograr una salsa homogénea. Retirar del fuego e incorporar la gelatina remojada en agua fría. Dejar que se disuelva completamente.

– Una vez que tenéis la carne bien picada, agregarla a la preparación. Finalizar la salsa con la salsa de nata o leche y el zumo de limón. Salpimentar.

– Colocar todo en un plato hondo en un lugar frío hasta que se solidifique. Ahora si, separar la mezcla en 4 o 5 partes iguales y realizar con las manos croquetas alargadas de unos 10 cm. Pasarlas por pan rallado y a continuación por huevo batido y nuevamente por pan rallado.

– Calentar a fuego fuerte una cacerola con aceite y freír las croquetas. Escurrirlas muy bien y servirlas calentitas. Bañar con perejil cortado finamente.

Foto: vivirenlacosta

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Gastronomia



Comentarios (2)

  1. Peter dice:

    Solo 2 comentarios: Pannekoeken no son «postre» y no se sirven kroketten en aviones.

  2. Natanael dice:

    Me encanta la recetas de holanda, muy buena receta y gracias.

Deja tu comentario