- Sobre Holanda - https://sobreholanda.com -

Los museos más visitados en Groninga

Una buena ciudad para que realicéis turismo es Groninga, localizada al Norte de los Países Bajos y considerada como una de las más importantes de la región con más de 180.000 habitantes. Si bien este lugar fue un lugar hanseático, durante el siglo XVI estuvo en manos de los españoles hasta 1594, cuando los holandeses lograron conquistarla.

De esta manera, realizando un breve paseo sobre los principales puntos turísticos, vale señalar que en Groninga (o Groningen) algunas visitas obligadas son el Martinitoren (un campanario inmenso perteneciente a la Iglesia de San Martín), la estatua de “Peerd van Ome Loeks” (representada por el caballo del Tío Lucas), la Universidad Estatal de Groninga (nombrada como la segunda universidad más antigua de los Países Bajos) y los destacados museos, sobre los que prestaremos suma atención.

Ya os hemos mencionado al Museo Groningen, así que continuaremos con el Museo de Navegación del Norte, situado en un edificio medieval, el cual exhibe una extensa historia referida al mundo marítimo, como ser barcos, la tripulación y la navegación en Groninga a través del tiempo.

En tanto al Museo del tabaco Niemeyer, podéis observar miles de ejemplos relacionados con el tabaco y por supuesto, la historia de su uso. Entre algunas cosillas que se presentan, vale resaltar las pipas de barro, las tabaqueras, los polvorines, las sillas para fumar y cantidades de etiquetas o anillas holandesas y cubanas (vale decir que Holanda al igual que Cuba disponen de una inmensa industria relacionada con el tabaco).

Y si os apetece el arte, pues os aconsejamos el recorrer el edificio con vidrios de muchos colores, paredes con papel maché y una gran lámpara de hierro de seis metros de altura en la Estación Central de ferrocarriles, cuando estáis ingresando a la ciudad.

Finalmente, el Museo del Te en Houwerzijl (al Norte de Groninga) muestra una colección de los más variados tes y el Museo St. Bernardushof en Aduard, cerquita de Groninga, presenta la vida de los monjes cistercianos de la abadía de San Bernardus en el siglo XIII, la historia municipal y regional, algunas colecciones de alfarería y cerámica y objetos arqueológicos.