- Sobre Holanda - https://sobreholanda.com -

La Edad de Oro holandesa

Durante el siglo XVII, comenzó para Holanda un periodo de prosperidad que ha pasado a la historia como la Edad de Oro Holandesa. Una época que llevó al país a ocupar un puesto preeminente entre las emergentes potencias de su tiempo, favoreciendo el comercio, la exploración y el progreso. Las expectativas de una mayor expansión y la creación de una gran nación permanecieron en entre las esperanzas de los holandeses hasta finales de siglo. Desgraciadamente, la mayor parte de este progreso se realizó mediante el uso de esclavos, traídos de las distintas colonias.

Con este periodo también se potenciaron las operaciones comerciales con las colonias de la India, Indonesia y Ceilán, así como la creación de la famosa Compañía de las Indias Orientales en el año 1621, que se dedicaba a la gestión del comercio e incluso de la política en los territorios allende las fronteras holandesas, como hicieran también los franceses e ingleses con sus colonias. La forma de administración colonial se ejercía de manera autónoma, pero limitada y condicionada por los acuerdos comerciales entre los gobernantes locales y el gobierno central.

Tristemente, el mayor beneficio obtenido por la Compañía de las Indias Orientales venía del tráfico de esclavos y de las incursiones de piratas holandeses (en su mayor parte contra naves españolas). El comercio de esclavos se reguló de manera oficial durante este siglo, y la mayoría de ellos provenían del Nuevo Mundo. También fue muy lucrativo el comercio de pieles, que tenía su principal fuente en las colonias del Norte de América, así como el contrabando que se realizaba en contadas ocasiones con los españoles.

Ya en el siglo XVIII, con el debilitamiento del poder marítimo de Holanda, debido en gran parte a sus frecuentes conflictos con los ingleses, se invirtió gran parte del dinero acumulado para la adquisición de bonos de países extranjeros, lo que en parte aseguró su futuro dentro de las fronteras holandesas, en detrimento de sus posesiones en el extranjero. Con todo ello, la economía del país se puso a la altura de las principales potencias europeas.