Roermond, a orillas del Mosa en Limburgo

Roermond

Lindando ya con la frontera alemana, Roermond es la capital religiosa de la provincia de Limburgo. Este carácter fronterizo, y el hecho de estar a orillas del río Mosa, han provocado que a lo largo de su historia haya sufrido diversos avatares. Una ciudad típicamente holandesa, pero en la que se aprecia perfectamente su pasado germano. No en vano formó parte de la vieja Liga Hanseática.

Su casco antiguo, que conserva su aire medieval, creció alrededor de una vieja abadía cisterciense del siglo XIII. De él sobresale la aguja de la hermosa Munsterkerk, uno de los edificios religiosos más importantes del sur de Holanda. Fue construida en el siglo XIII en estilo renano y formaba parte de la antigua abadía origen de Roermond. A destacar especialmente las sepulturas de Gerardo IV, conde de Gueldres, y su esposa que se hallan en el interior.

Compitiendo en belleza con esta iglesia encontramos también en el casco antiguo la Iglesia de San Cristóbal. Este templo es más reciente, ya que fue erigido entre los siglos XV y XVI. Se aprecia en él un fuerte carácter gótico flamígero, y destaca sobre todo por su magnífica torre con la escultura de San Cristóbal. Lo curioso del caso es que el interior no tiene nada que ver, ya que fue completamente restaurado en barroco en el siglo XVIII.

La tercera visita que os proponemos en Roermond es al Museo Stedelijk. Se halla en un viejo edificio, perfectamente rehabilitado, y en él puede contemplarse una estupenda colección de arqueología romana, manuscritos medievales, mobiliario del siglo XVIII y los proyectos y maquetas del arquitecto P.J.H Cuypers, quien precisamente vivió en esta casa.

Paseando por el centro de la ciudad descubriremos una serie de monumentos y edificios de interés, que nos evocan el gran pasado histórico de Roermond. Hay que citar entre ellos el Ayuntamiento, la Capilla de Carolus o la Rattentoren. Asimismo resulta imprescindible subir a la pequeña colina de Galgeberg, un lugar de historia siniestra ya que en ella se ahorcaban y se quemaban a los delincuentes, sobre todo las condenadas por brujería.

Roermond es una pequeña ciudad tranquila y apacible. Sus casas pintorescas y la belleza de su centro histórico os evocarán una mezcla entre los holandés y lo germano. Os cautivará.

Foto Vía Vinken

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Limburgo



Deja tu comentario