Gorinchem y el sabor de lo típicamente holandés

Gorinchem

Al igual que otras muchas ciudades de otros países europeos que, por distintas razones, necesitaron de la construcción de murallas y sistemas defensivos, en Holanda pasó algo muy parecido. La Guerra de los Ochenta Años que enfrentó a las provincias de Flandes contra la corona española en los siglos XVI y XVII, por ejemplo, hizo que la arquitectura urbana de muchos enclaves cambiara por completo.

Así, pequeños rincones como Gorinchem, que tiempo atrás había sido apenas un pequeño reducto fundado por pescadores, tuvieron que protegerse a través de un complejo sistema amurallado. Precisamente el de esta ciudad al sur de Utrecht contaba con hasta siete puertas y 23 atalayas, murallas que fueron levantadas ya en el siglo XIV y reformadas en el XVI. Estas últimas murallas se situaron algo más lejos del centro, para hacer más grande el recinto.

En la actualidad Gorinchem, o Gorcum en su nombre castellano, es una pintoresca población típicamente holandesa, situada a orillas del río Linge. Decimos típicamente holandesa por su arquitectura, la forma de sus casas, las bicicletas que pululan por las calles y el encanto de los canales que la cruzan y la bordean. Con algo más de 30.000 habitantes, para muchos holandeses es uno de los rincones favoritos para pasar unos días de descanso y relax.

Realmente no tiene más allá que una enorme iglesia parroquial, la Grote Kerk, con su enorme torre de más de 60 metros de altura, el recuerdo de sus murallas, especialmente visible en la Puerta de Dalem, algunos grandes edificios de los siglos XVII y XVIII y grandes molinos en los alrededores. Sin embargo el encanto que desprende, la sencillez y el carácter apacible que se respira en sus calles hace que sea un lugar francamente acogedor y turístico.

Pasear por sus calles, a pie o en bici, resulta todo un placer. Os recomiendo un día soleado de verano para disfrutar del buen ambiente, las terrazas, las tiendas típicas, las casetas de flores del centro y los canales. Nada como un lugar así para relajarnos y huir de la rutina y el estrés diario. Gorinchem será nuestro retiro holandés.

Foto Vía Nlwandel

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Turismo en Holanda



Deja tu comentario