Inntel Hotel, alojamiento curioso en Amsterdam

Inntel Hotel

Amsterdam es una ciudad que llama la atención en todos los sentidos. Su ambiente, los canales, su arquitectura, todo en ella refleja el carácter libre y cosmopolita que ha empapado su historia desde los orígenes. Es pasear por el centro histórico y quedarnos admirados ante la sugerente expresión de sus casas y edificios. Hogares, algunos de ellos, que parecen tambalearse o dejarse caer unos sobre otros.

Precisamente con el Inntel Hotel se sube un peldaño más en la escala de querer llamar la atención del viajero. Fijaros qué hotel tan curioso… Un edificio formado por un conjunto desordenado de típicas casas de madera de la zona de Zaanse Schans. Observaréis cómo cada casa es de una forma y color diferente, y están colocadas unas encima de las otras sin orden ni concierto.

Haced el juego y contad cuántas de estas casas podéis ver… En total son 70, distribuidas en las doce plantas de este hotel de 160 habitaciones. Lo encontramos en el distrito de Zaandam, unos 15 kilómetros al norte de Amsterdam. Arquitectónicamente hablando para muchos es un hotel surrealista, para otros curioso, feo, vanguardista… Hay opiniones para todos los gustos.

Pero en realidad se trata de un buen establecimiento de cuatro estrellas, situado junto a la estación de tren de Zaandam (de ahí que en poco más de diez minutos estáis en el centro de Amsterdam). Entre sus instalaciones podemos encontrar un centro de bienestar con piscina cubierta, sauna finlandesa, baño turco, gimnasio equipado con televisiones, etc… Además dispone de bar y restaurante, con preciosa terraza con vistas.

Este hotel fue inaugurado en el 2010 y es el último de los cuatro hoteles de la cadena Inntel que podemos encontrar en Holanda. El precio de la habitación doble ronda los 90 euros por noche. No se puede decir que tenga una excelente ubicación, pero sí que por su aspecto dan ganas de alojarse.

Cuando pasamos al lado de él, antes de acercarnos a verlo con detalle, recuerdo que alguien del grupo dijo: “Parece un edificio de juguete”. Sí, esa es precisamente la sensación que da en la distancia. Un juguete, cuanto menos, bastante curioso.

Foto Vía Meeting Select

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Amsterdam



Deja tu comentario