Breskens y su faro histórico

Breskens

Si bien es cierto que los Países Bajos cuentan con ciudades importantes marcadas por la afluencia de turistas, también guarda con recelo lugares mucho más privados y menos frecuentados, pero también llamativos y con mucho que mostrarnos. Es el caso de Breskens, un lugar maravilloso con un encanto marítimo de esos que tanto nos gustan.

Forma parte del municipio Esclusa, siendo una localidad portuaria de la provincia de Zelanda. Asimismo, se sitúa en la ribera oeste del estuario del río Escala, por lo que podemos imaginar las hermosas vistas que podemos observar si nos alojamos aquí.

Cuenta con un puerto deportivo realmente interesante; y es que no hay que olvidar su vinculación al mar. Pero además, tiene un transbordador que nos conducirá todos los días a Flesinga, municipio de la famosa isla Walcheren, una antigua isla ubicada en la provincia. Asimismo, también cuenta con un estupendo paseo marítimo, construido en la cumbre de la duna, entre el puerto pesquero y el embarcadero oeste. Este lugar cuenta con unas hermosas vistas a las playas más cercanas. Sin duda uno de los rincones más mágicos de este núcleo urbano.

Además de lugares estupendos que nos recuerdan una vez más que los municipios de los Países Bajos tienen personalidad propia, este lugar cuenta con un elemento de lo más destacado, el Faro de Hierro fundido más antiguo de los Países Bajos. Esta reliquia fue terminada en 1867 y está considerado como un monumento desde 1892, siendo muchos los turistas que se acercan hasta la costa para tomarse una instantánea junto a su figura.

En cuanto al pueblo en sí, podemos decir que tiene bastante historia; y es que fue fundado en 1510 tras un proceso de drenaje en el estuario de Escalada, algo que fue ordenado por el mismísimo Maximiliano I de Habsburgo.

Desgraciadamente en el año 1944 fue cruelmente bombardeada por los Aliados. Estos bombardeos incesantes tuvieron como consecuencia el destrozo de su centro histórico, del que sinceramente queda poco. No obstante, tras la guerra, Breskens volvió a resurgir de sus cenizas gracias a su poderosa industria pesquera, convirtiéndose así en un lugar clave para el comercio marítimo del país.

Durante muchos años, este poder económico gracias a la actividad pesquera mantiene con vida la ciudad. No obstante, a partir de los 90, Breskens recibe un gran impulso turístico convirtiéndose así en otro de esos rincones ansiados por la comunidad turística internacional y convirtiéndose así esta actividad en el principal sustento de los habitantes de la zona.

Otros enlaces de interés:

Foto vía:   johanwieland

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Zeeland



Deja tu comentario